El cambio de colectores de escape (de los habituales de fundición a piezas de acero inoxidable) permite que, a similares secciones de paso, la salida de gases sea más fácil por su menor rozamiento en el escape. Esto permite un mejor vaciado y, por lo tanto, llenado de la cilindrada, consiguiendo altos regímenes sin apenas sacrificio.

A medida que los motores son más eficaces de origen, las pérdidas de los sistemas de escape se hacen más notorias. Un colector de escape diseñado correctamente es fundamental a la hora de mejorar un motor. Cualquier causa que sustraiga potencia o haga una combustión menos eficiente, hace que el motor queme más combustible para una misma potencia. En un automóvil es corriente una reducción mayor del 15% en su caballaje y del 10% en el ahorro de combustible debido a la restricción del sistema de escape original. El primer paso para transformar un motor es sustituir el colector original por uno de salidas independientes.


Los colectores de escape son especialmente indicados para potenciar los regímenes medios y altos en los automóviles actuales, que giran por encima de las 5.000 r.p.m. y raramente trabajan por debajo de las 3.000 r.p.m. De esta forma se consiguen incrementos de potencia entre 4 y 8 CV Din, sin variar el consumo de combustible.

 

PRECIOS ESPECIALES EN LÍNEAS COMPLETAS DE GRUPO-N. Consulta sin compromiso.
Inicio | Mapa web | Aviso Legal
Zona Privada